Fe para traspasar Límites.

Durante muchos años sufrí de Depresión, desde que logro recordar hacia atrás si puedo decir que fueron muchos, todos los días estaba cansada, física y psicológicamente, el enojo y el pesimismo eran el pan de cada día, el perder las horas haciendo nada o con la mente en blanco era lo que mas me agotaba. Ahora se que la razón de todo aquello era el despropósito, y el despropósito venía de la muerte. Si, muchas veces sentí que estaba muerta en vida, no sabía quien era, no sabia qué cosa estudiar, no tenía motivación en nada, pero en lo profundo sabía que si podía hacer muchas cosas.

 

Todo esto me llevó a querer suicidarme, era la única vía de escape, al menos la única que podía ver, entraba en pánico cuando la luz del día ya estaba a punto de apagarse para dar paso a la noche, sabía que al ir a dormir las sensaciones de muerte se hacían mas fuertes y que el caer por un agujero negro mientras me quedaba dormida me produciría un terror que me paralizaba. Todos los días era lo mismo, fueron años así, llegué a odiar vivir, me preguntaba ¿Para qué otro día más? No se como soporté tanto esta situación, yo creo que ese deseo en lo profundo de sobrevivir me llevó a no quitarme la vida antes.

 

Pero llegó el día, como un viento suave una voz susurró a mi oído, escuché un llamado, y mi corazón empezó a latir en otra frecuencia, mucho más rápido, y mucho más fuerte, escuchaba a lo lejos unos cantos, y era una congregación que estaba adorando a Dios, y me dije ante este impulso que me llenó ¡Voy a ir, es ahora o nunca, sino voy me voy a morir!

 

Se que Dios me estaba llamando, pues ese impulso, esa voz me dio Fe para tomar una decisión de vida me despertó de ese largo sueño de terror. Con el paso de los días, las semanas, los meses todo cambió, había entrado Fe en mi corazón, fe para creer en Dios, primeramente, y fe para creer lo que El me decía, Fe para avanzar hacia adelante y mirar lo que El ya me había regalado. Encontré la razón por la cual vivía y supe que no vivía para mí sino para darla en servicio y amor hacia los demás, eso rompió el egoísmo, la pasividad y el orgullo.

 

Desde ese día la Fe cambió mi forma de ver las cosas, a pesar de todo lo que ha pasado en la comuna y en la nación puedo creer que Dios es poderoso para hacer más allá aún de lo que yo puedo pensar o imaginar, puedo creer que a pesar de como está Chile en estos momentos Dios puede hacer grandes milagros, puedo ver y creer que El está haciendo grandes cambios y que las próximas generaciones gozarán de aquello que fue sembrado en Fe.

 

La fe te aleja del pesimismo, la fe puede mirar por sobre todo lo que te rodea y ver más alto, la Fe puede ver las cosas hechas y tener la certeza de que se hará lo que Dios dijo, y de que El está al tanto de todo,  esa Fe hoy me lleva a mirar las cosas con esperanza, esa Fe venció, esa Fe en el hijo de Dios venció la muerte en mi para siempre y me ha dado el gozo y la fortaleza para creer en tiempos difíciles.

 

La iglesia de Cristo en la historia pasó por grandes persecuciones, pasó por pruebas difíciles, por tiempos muy oscuros y de mucha maldad, pero la Fe de aquellos que creyeron venció el sistema imperante y logró establecer el Reino de Dios, creo que las aquellas hazañas llenas de Fe están aún resonando en todo el planeta, y creo que la Fe que podemos tener hoy puede cambiar la historia, si tan solo tienes un poquito de fe dijo Jesús podremos decirle a una montaña que se mueva y así será.

 

 

Please reload

Últimas Publicaciones

October 12, 2018

October 5, 2018

Please reload

Corporativo

  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • YouTube