Entonces los rociaré con agua pura y quedarán limpios. Lavaré su inmundicia y dejarán de rendir culto a ídolos. Les daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de ustedes. Les quitaré ese terco corazón de piedra y les daré un corazón tierno y receptivo. Pondré mi Espíritu en ustedes para que sigan mis decretos y se aseguren de obedecer mis ordenanzas.
 

Ezequiel 36:25-27 NTV

 

Chile, chilenos todos, nos encontramos viviendo el tiempo más tremendo de nuestra historia, lo llamo así por lo tremendo que resulta ver acontecimientos de gran impacto en la nación, que nos han sacudido a todos, tanto en lo que respecta a movimientos de la creación, la tierra, la lluvia, los ríos, los volcanes, los vientos, estremecidos, así como también, acontecimientos que demarcan claramente, que TODO ESTÁ SALIENDO A LA LUZ, las ideologías, los sistemas insertos en la nación, todo está siendo estremecido. Sería absurdo, pensar que todo esto, proviene de una voluntad humana, o de “casualidades del destino”

 

Por más de 40 años, las últimas generaciones en Chile, han sido introducidas en una cultura Hedonista. El Hedonismo, tiene su origen en dos escuelas de la Grecia Antigua, Los Cirenaicos y Los Epicúreos, ambas escuelas plantean La Magnificación del Placer y La Supresión del Dolor. Usted me dirá: “¿qué tiene de malo esto?”, yo le responderé: que fuimos entrenados para el egoísmo, para aplastar al otro, con tal de obtener posición, status, bienes materiales, dinero, etc.

 

De esto nace la Corrupción Política y Empresarial que usted ve desde hace un tiempo todos los días en los noticieros y periódicos, pero no podemos apuntar ligeramente con el dedo, sin antes ver que en nosotros también ha estado este sentir, este pensar y este actuar, se trata de Cultura. Que la LUZ nos alumbre a TODOS.

 

Hemos tenido como nación, el Corazón Endurecido, y ESTE ES EL TIEMPO DE CAMBIAR, queremos una sociedad más JUSTA e IGUALITARIA, pero seguimos mirándonos a nosotros mismos, nuestro metro cuadrado, nuestro placer. Nada va a cambiar, mientras Dios no sea el primero en Chile y en nuestros corazones y familias. Nada va a cambiar, mientras no cambies tu manera de PENSAR, y decidas en tu Corazón darte a los demás, darte a aquellos que necesitan de ti, sin mirar muy lejos a tu alrededor, hay personas que realmente necesitan tus manos y tu tiempo, no necesitas mucho para dar. Muchas cosas van a cambiar, nuestra sociedad y nuestras familias.

 

Dios abrió un nuevo tiempo para Chile, Dios abrió el tiempo más maravilloso que Chile jamás ha experimentado. Dios tiene la última palabra.

Please reload

Últimas Publicaciones

October 12, 2018

October 5, 2018

Please reload

Corporativo

  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • YouTube