ACTUALIDAD: CHILE, CENIZA Y LODO..

 

Habíamos dejado las maletas en el piso alfombrado, después de viajar todo el día, ya estábamos en la habitación del hotel en Guayaquil, Betel (mi esposa) por esos impulsos del cielo, prende el televisor buscando noticias chilenas, yo estaba poniendo mi cepillo de dientes en el baño cuando ella me llama, “amor, ven a ver esto, un volcán exploto fuerte en Chile”, me acerque a mirar, quede pasmado con las imágenes de la noche alumbrada por la inmensa columna de llama, cenizas y descargas del Calbuco.

 

Chile está bajo Juicio, lo hemos anunciado y repetido muchísimas veces, no solo yo, desde el terremoto de Iquique, el cronometro comenzó a correr y nos ha tocado los años donde Dios sentó a la nación en el estrado, y está poniendo las pruebas a la luz de nuestras narices, terremotos donde los daños afectan una ciudad financiera de Chile (Iquique), incendios donde se queman las casas construidas bajo el abandono social de un país que se sentía el jaguar de América (Valparaíso), corrupción en todos los bandos políticos, desde la familia presidencial hacia abajo, incendio de miles de hectáreas en el sur que nadie vio, porque no significaban dinero, solo la tierra, flora y fauna, siendo destruida, ciudades del norte bajo el lodo químico de las mineras que ya les habían quitado el agua por años (Atacama), ahora el Calbuco erupciona, cubriendo de cenizas y de humillación la tierra.

 

¿Cuál es la causa de la erupción?, así como el aluvión de Atacama tiene una explicación científica o técnica, de la misma forma lo acontecido con el volcán, sin embargo para aquellos que conocen que Dios es poderoso y soberano, sabemos que aun esas explicaciones posee una causal que viene desde el ámbito invisible, por lo que intentamos entenderlas, ¿Cuál es la causa para el Calbuco?, lo primero que debemos comprender es que este evento no está aislado de todo lo que ha ocurrido en Chile, lo segundo es preguntar a Dios y ver que dicen las escrituras.

 

CENIZA Y JUICIO

Las cenizas en las escrituras siempre conllevan una connotación de humillación o de juicio, dependiendo de quien la reciba, Dios juzgo a Tiro poniéndolo en cenizas (Ezequiel28:18), cubrió a Jerusalén de cenizas cuando fue destruida por babilonia (Lamentaciones 3:16), derramo la ceniza al suelo como juicio al altar falso en tiempos de Josías (1Reyes 13:3), y muchos ejemplos como estos se describen en las escrituras, pero hay ciertos versículos que son claves.

 

El primero está en Deuteronomio 28:24 “Dará Jehová por lluvia a tu tierra polvo (Atacama) y ceniza (Calbuco); de los cielos descenderán sobre ti hasta que perezcas”

 

Este versículo está dentro de las maldiciones por la desobediencia dadas a Israel, es decir son parte de manifestaciones de juicio, cada una de ellas dependiendo del tipo de desobediencia.

 

El segundo lo encontramos en Job 13:12 “Vuestras máximas son refranes de ceniza (Calbuco), y vuestros baluartes son baluartes de lodo (Atacama).”

 

Este versículo está dentro de un contexto mucho más complejo, Job está siendo enjuiciado (o probado) en todas sus áreas, está en el estrado mientras se va viendo si es culpable o no, sus “amigos” vienen a reprocharle su condición con notaria impiedad, Job los expone a sus injusticias, pone delante de sus narices su falsa piedad, al demostrarles que sus argumentos no son más que ceniza y polvo.

 

NOSOTROS EN MEDIO DEL JUICIO

 Muchos cometen el error de sentarse a mirar cuando hay un juicio sobre una nación o ciudad, la verdad es que si Dios está poniendo en ese proceso un lugar o persona, el espera de nosotros misericordia, el espera que alguien se ponga en la brecha y encuentre los diseños de restauración y justicia que ese pueblo necesita, intercesiones como Abraham pidiendo se salve algún justo en Sodoma, Jeremías preguntando “hasta cuando” será el juicio,  Amos clamando por un castigo menos destructivo, Jonás obligado por Dios para ir a Nínive y evitar la destrucción, ser observadores pocas veces es la respuesta, y es eso justamente lo que a Job le molesta, esa actitud de sentirse más pulcro que el resto y apuntar con el dedo.

 

El juicio de Dios no solo es una sentencia, más bien es un proceso de ir tocando ciertas áreas corruptas de la nación, despojándola de su soberbia contra la vida, su altanería contra Dios, es un proceso donde se manifestara cuan débiles somos y lo absortos que hemos estado en un sistema lleno de engaños.

 

JUICIOS DINÁMICOS

 En los procesos de juicio pueden ocurrir varias cosas, ningún juicio en las escrituras sigue patrones similares, hay variantes en cada uno de ellos, como las antes mencionadas, incluyendo en muchas de ellas el despertar de enemigos que antes estaban dormidos o sujetados, los volcanes fueron considerados por muchas culturas las puertas al inframundo, lugar de habitación de demonios que emergían junto con las cenizas, que venían para destruir, exponer o como instrumentos de castigo, ¿estará ocurriendo esto con el Calbuco?, puede sonar para algunos increíble, pero para aquellos que han confrontado a las tinieblas cerca de volcanes espiritualmente activos, esto no es ninguna exageración.

 

Cuando vino mortandad a Israel por causa del censo de David, vemos que el rey no se sentó a observar como todos morían, pregunto al Señor hasta recibir un diseño para frenar la mortandad sobre el pueblo, ¿habrá algún diseño para Chile?, o tal vez la pregunta sea diferente ¿habrá algún hombre que pregunte por ellos?, ¿o solamente nos sentaremos a observar y apuntar la nación con el dedo índice como los “amigos de job”?, acomodados hablando inservibles frases de lodo y llenarnos de argumentos de cenizas, demostrando con esa hipocresía, porque Dios tiene que seguir remeciendo Chile.

Please reload

Últimas Publicaciones

October 12, 2018

October 5, 2018

Please reload

Corporativo

  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • YouTube