LAS VOCES QUE ATEMORIZAN CHILE

 

Este  año, ha sido difícil para Chile. Particularmente para las autoridades civiles, quienes ya han tenido, en lo que va del actual periodo de gobierno, bastantes dolores de cabeza, y hoy por hoy, ya parece lloverles sobre mojado. Han sido consecutivos los desastres que han azotado a Chile, tanto en el norte, como en el sur del país. Sin embargo, no podemos olvidar que desde 2010, se suscitan episodios similares, desde el 27F, hasta el reciente pulso eruptivo del jueves 30 de abril, del volcán Calbuco, en la Región de Los Lagos.

  ¿Qué está pasando? se pregunta usted, veníamos de la reciente Catástrofe de Copiapó, Chañaral y sus alrededores, y antes, del incendio que azotó a los Cerros de Valparaíso, y antes del Terremoto que estremeció a Iquique.

De entre los “escombros”, negras voces se levantan alimentándose del miedo. Grandes Medios de Comunicación del País, realizan titánicos esfuerzos, para cubrir en la mayor inmediatez posible estos desastres, desafiando aún a la misma naturaleza, no escatiman en gastos si se trata de tener “en vivo” la imagen del río desbordándose, las llamas ardiendo, o el volcán en erupción, teniendo al conductor o conductora “estrella” del noticiero central, dando la noticia in situ, recién llegado(a) al lugar y con notoria falta de sueño. Todo por Rating.

Nadie puede negar lo terrible de la tragedia, las imágenes no mienten, y la gente del lugar realmente sufre. Sin embargo, he ahí el problema, HAY GENTE QUE REALMENTE SUFRE, eso es lo que está detrás de la tragedia. Vemos tristemente como connotados medios de comunicación de basta trayectoria, y sus destacados periodistas, se prestan para comerciar con imágenes y audios, haciendo alarde de su inmediatez y compitiendo entre sí. En esta mediática competencia, el juego se trata de quién levanta la voz más fuerte, y en eso, quién muestra la imagen más terrible. ¿Se da cuenta lo irresponsable que es informar al país de esta manera?

nevitablemente la atmósfera de un país entero cambia, el temor se apodera de la gente, quien por estos días, se ve aún más vulnerable, producto de que la credibilidad de la política está en el suelo tras los recientes y bullados casos de corrupción. El resultado de todo esto es TEMOR, PÁNICO, DESALIENTO, ANSIEDAD, ENFERMEDAD, ETC.

 

¿Se ha preguntado porqué lo primero que aparece en un desastre son los saqueos?  La respuesta es la Ansiedad y El Temor.

El Psicólogo Felipe Pérez, define ANSIEDAD de la siguiente manera: “La defino como una reacción emocional que nos deja en un estado de hiper-alerta en el que nuestros sentidos están atentos a un acontecimiento que se aproxima, y que probablemente exceda nuestra capacidad de poder enfrentarlo.  Es un temor al futuro, a lo que se viene y que no podría enfrentar actualmente. En otras palabras, la ansiedad nos impulsa a mantener el control de las cosas, para evitar la crisis. Es un temor a estar en crisis o a sentirse vulnerable, es el querer sobrevivir sobre cualquier cosa. Es la creencia de que si no estoy protegido seré fuertemente dañado por esta situación o acontecimiento.” (artículo anterior del Periódico Reforma).

Hemos visto por las pantallas de los grandes canales de TV chilena, cómo lugareños afectados vuelven a sus destruidas casas a ver si recuperan al menos en parte sus enseres, así también como algunos intentan quedarse por la fuerza, por temor a perderlo todo, pero en realidad temen a perder su arraigo al lugar donde han nacido o crecido.

 

Como hemos visto reiteradamente en los últimos años, los medios de comunicación una y otra vez dan vueltas sobre un suceso traumático, que ha envuelto a un porcentaje de la población no menor, y estos medios al tener alcance nacional y mundial por las redes sociales y la web, un país entero termina traumatizado. Le hago esta pregunta, ¿qué le sucede a una niña abusada a la que le están recordando reiteradamente su trauma? O ¿qué le sucedería a usted, si después de un asalto a mano armada en su hogar le recordaran o preguntaran reiteradamente, cuando usted sólo quiere tener paz? Imagínelo a nivel país.

Sin embargo, ningún medio de comunicación masivo, de alcance nacional, ha hecho efectivamente una campaña para ayudar a la gente afectada, y si lo hicieran, sería para destacar a sus rostros, o algunas marcas específicas. Años atrás hubiésemos visto a los canales y radios unidos.

La ANSIEDAD, tiene su raíz en el Temor, y el Temor a su vez, en las voces que escuchamos. Lo que escuchamos, hará repercusión inevitable en lo que pensamos y lo que creemos, en lo que llamamos nuestros PRINCIPIOS. Por lo tanto, obvia e inevitablemente cambiará nuestra manera de actuar, podríamos inferir que grandes empresas y medios se confabulan para utilizar las catástrofes, y la reiteración exagerada de sus imágenes, en Pro de la estimulación del consumo. Sin embargo, esto tiene un trasfondo mayor.

 

14 Debido a que los hijos de Dios son seres humanos —hechos de carne y sangre— el Hijo (Jesucristo) también se hizo de carne y sangre. Pues solo como ser humano podía morir y solo mediante la muerte podía quebrantar el poder del diablo, quien tenía el poder sobre la muerte. 15Únicamente de esa manera el Hijo podía libertar a todos los que vivían esclavizados por temor a la muerte. (Hebreos 2:14-15)

El TEMOR es ESCLAVITUD. Tal como cuando eras niño, y te diste cuenta, de que en “ese lugar oscuro” no había nada que temer,  de la misma manera, Chile no tiene nada que temer, pues Dios tiene el control y la última palabra. Esto sin embargo, sirve para recordar que somos frágiles, que necesitamos a Dios, y hoy más que nunca meditar en nuestra forma de actuar y de pensar.

Podrás tener verdaderamente paz, dejando de escuchar las voces que te hacen temer, y poniendo tu atención y tus ojos en aquel que es AUTOR DE TODO LO CREADO, en quien puedes descansar y dormir confiadamente, oye su voz, y tendrás certeza de que aún sin saber lo que vendrá mañana, DIOS está en pleno control de tus circunstancias, y cuando realmente tienes una relación con Él, todas las cosas te ayudan a bien.

 

Dios es nuestro refugio y nuestra fuerza, siempre está dispuesto a ayudar en tiempos de dificultad. Por lo tanto, no temeremos cuando vengan terremotos y las montañas se derrumben en el mar. ¡Que rujan los océanos y hagan espuma! ¡Que tiemblen las montañas mientras suben las aguas! Un río trae gozo a la ciudad de nuestro Dios, el hogar sagrado del Altísimo. Dios habita en esa ciudad; no puede ser destruida; en cuanto despunte el día, Dios la protegerá. 

(Salmos 46:1-5)

Please reload

Últimas Publicaciones

October 12, 2018

October 5, 2018

Please reload

Corporativo

  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • YouTube