TESTIMONIO: DESDE MI ANGUSTIA CLAME AL SEÑOR, Y EL ME DIO LIBERTAD...

 

Naci en Argentina, en la provincia de Salta. A la edad de los 3 años tuve la desgracia de perder a mi madre de un cáncer fulminante. Y desde ahí quede al cuidado de mi papa quien también fallecio cuando yo tenia tan solo 8 añitos. Desde ahí empezó mi odisea de vida. Desde ese momento sentí que se me vino la noche, porque sentí tanto dolor, abandono , tristeza, tantos sentimientos encontrados con tan solo 8 años. Desde allí fui a parar de casa en casas con diferentes familiares, donde sufrí mucho maltrato, abusos, rechazo, etc, hasta que me establecieron en un orfanato hasta la edad de los 14 años. Luego en la adolescencia fui a parar a un colegio, pupila de monjas para poder estudiar la escuela secundaria, hasta la edad de los 18 años.

A la edad de los 21 años pasando por una depresión, y vacio interior, me escabullí en las drogas, alcohol, boliches y malas juntas. Dentro mio había un anhelo por paz en medio de tanto sufrimiento. Y me había decidido en mi interior internarme en un convento de clausura para encontrar a Dios, pero El en su infinita misericordia me encontró y salvo una noche que iba a bailar a un boliche con mis amigos que se llamaba “la Diabla”. Dios envio a 2 siervos para que me predicaran el evangelio antes de entrar a bailar. Y desde allí comenzó el verdadero cambio. Pude comenzar a conocer a Dios, su palabra, su hijo Jesús, su Santo Espíritu, y su infinito amor en mi, como dice efesios 3:18 (cuán ancho, cuán largo, cuán alto y cuán profundo es su amor). Y comencé a asistir a una iglesia llamada Rey de Reyes, donde profundice en mi búsqueda de Dios y comencé a servirlo en un ministerio de hospitales y liderando un grupo de discipulado, allí pude experimentar  su poder y su autoridad, luego en mi búsqueda, El me llevo a otro nivel y comencé a reunirme en casas,  donde se hablaba la palabra y fui bendecida porque su gracia me sostuvo y la oración de mis hermanos en la fe, me ayudo para completar mis esudios secundarios y luego la Univercidad. El señor me dio identidad, paternidad,  destino y sano mi corazón, se glorifico en mis debilidades, y me enseño que todo lo puedo en El.  Gracias a Jesús, y los hermanos que puso en mi camino, pude emprender lo que mi generación anterior no logro nunca. Una carrera universitaria, admito que en el camino no fue fácil, pero me sostuvo su gracia, y como Abraham me sostuve mirando al invisible, y pude concluir mis estudios universitarios en la UBA , Facultad de Odontologia y recibirme de Asistente Dental y quebrar con la maldición de mi casa, ya que mis padres no tuvieron la oportunidad de estudiar por causa de las iniquidades y porque murieron  muy jovenes.

 El Señor me abrió una puerta donde comencé a trabajar de mi profesión en una clínica con gente Judia de la cual pude adquirir experiencia con todo lo referente a la Odontologia. Actualmente el Señor me abrió puertas para entrar y ejercer mi profesión con mas exelencia en el hospital Britanico.

Quiero exaltar al señor por que El es bueno, y grande es su misericordia, me saco de una vida de derrota, rechazo, de los no puedo, de muerte,y afliccion y me guio a tierra de rectitud, me dio un propósito, y puedo hoy por hoy declarar las bondades de su amor y justicia sobre mi vida.

Y declarar también, lo que el Rey David dice en el salmo 118. “Den gracias al Señor, porque él es bueno; su gran amor perdura para siempre. Desde mi angustia clamé al Señor, y él respondió dándome libertad. Tú eres mi Dios, por eso te doy gracias; tú eres mi Dios, por eso te exalto. Den gracias al Señor, porque él es bueno. Su gran amor perdura para siempre”.

Please reload

Últimas Publicaciones

October 12, 2018

October 5, 2018

Please reload

Corporativo

  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • YouTube