TESTIMONIO: ALEJARSE DE DIOS TRAE MUERTE Y DESESPERANZA...

26/11/2014

Por Gabriel Romero

 

Soy un joven de 19 años, aunque desde los 9 años aprox. me congregaba en una iglesia junto con mi familia, nunca me acerque a Dios de manera personal.

Desde un principio iba porque jugaba con niños  de mi edad, pero solo basto un quiebre en mi familia para que yo no quisiera ir mas a la iglesia, yo culpaba de todo a mi mamá y por eso me fui en contra de lo que ella quería, comencé ir obligado a la iglesia, lo que provoco en mi un rechazo con todo lo que tenía que ver con Dios.

Fueron 6 años aproximadamente en donde lo único que quería era no ir más a la iglesia y no saber nada de Dios, primero porque a los evangélicos que conocía los encontraba unos hipócritas y religiosos, segundo porque yo veía que no tenían base ni fundamentos en sus creencias y encontraba que no tenían ninguna diferencia con otras religiones.

A la edad de 16 años comencé a negar la existencia de Dios, desde entonces empecé a buscarle significado a las cosas que no entendía, por medio del amplio mundo del Internet, en donde encontré información  sobre el poder de mi ser, o sea cuerpo, alma y espíritu, también acerca de otras dimensiones por la cual podría acceder a través de relajación y harta meditación, lo que me llevo a concluir que no necesitaba a Dios y a ninguna religión para vivir, y que la plenitud de todo mi ser podría alcanzarla por mi mismo.

También encontré información acerca de sectas (francmasonería, iluminatis) que tienen influencia y control de todos los sistemas de la economía, política, religiosos, etc. Lo cual me llevo a no creer en nada de lo que gobiernos, iglesias, etc. De lo que ellos podrían promover….solo me importaba lo que yo creía que era verdad.

Pasó cerca de 1 año y comencé a fumar marihuana, fueron algunos meses después que ya comencé a fumarla con frecuencia (4 a 8 “pitos” por semana) porque encontraba que me ayudaba a meditar y a relajarme, y fue allí a los 18 años donde comencé a caer en una depresión sin darme cuenta, en donde cada día que pasaba me encerraba en mi mismo sin hablar con nadie estando solo en mi habitación. También en el liceo comencé a alejarme de mis amigos y no hablar con nadie. Gran parte del tiempo antes de dormir lo ocupaba para tratar de desdoblarme (salir de mi cuerpo y entrar en otras dimensiones), nunca pude lograrlo porque algo me lo impedía, por mas que trataba no podía, hasta que me aburrí de intentarlo y en ese tiempo amigos de la familia me hablaban para que volviera a la iglesia, ya que mi mamá dejo de insistir en que fuera, pero mi respuesta siempre fue no.

Y fue durante esos días en donde varias noches sentía que me “iba”, podía sentir que dejaba de respirar y me hundía en la cama como si estuviera cayendo lentamente, sabia que estaba saliendo de mi cuerpo pero en contra de mi voluntad y eso me asustaba. Al paso de los días comenzó a darme miedo cada vez que me acostaba a dormir  porque podía pasarme de nuevo y no iba a poder controlarlo. Hasta que una noche me ocurrió 2 veces seguidas en donde cerraba mis ojos y comenzaba a sentir que salía de mi cuerpo, no podía dormir pero el sueño me “venció” y cerré mis ojos, empezando a sentir de nuevo que me “iba” y fue allí en ese momento en donde SALIO DESDE MI INTERIOR UN CLAMOR A DIOS, ya que tampoco podía hablar o gritar, en el momento pude sentir como un “tirón” que me trajo de vuelta al cuerpo. Esa noche  pude darme cuenta de que Dios si existe y solo El me ha salvado de todo el mal que atente contra mi vida.

Hoy noviembre de 2014 donde ha pasado un poco más de un año desde que Dios se rebeló a mi vida como Salvador, Omnipotente y Omnisciente, puedo entender que la plenitud de mi ser esta solo en El. También que el gozo, la paz, la sabiduría verdadera y real, se encuentran solo en hacer su perfecta, preciosa y buena voluntad, porque El es mi creador y solo El conoce todo de mi, hasta los más oculto, hasta lo que yo no conozco. Ahora sé que la plenitud de mi ser (cuerpo, alma y espíritu), está en ser uno con Dios porque ese es el diseño de mi Creador (Génesis 1:27), a imagen y semejanza de Él. 

Hoy ya no me llena de desesperanza el saber que sectas satánicas, brujos, religiones, etc. se han tomado el control de varias naciones e incluso de Chile, teniendo influencia sobre todo sistema educativo, de salud, economía, político, etc. levantando nuevos pensamientos e ideologías de países supuestamente desarrollados, que lo único que traen es muerte y maldición para mi nación. Si no que tengo la certeza de que si se establece y manifiesta una cultura (no religión) diferente, fuerte cimentada en el REINO DE DIOS, todo sistema satánico cae por si solo porque no tiene sustento alguno, porque es falso, como una densa nube de tinieblas que es dispersado por una LUZ  mucho más fuerte que la del sol, QUE ES LA GLORIA DE DIOS MANIFESTADA  Y ESTABLECIDA POR REYES Y SACERDOTES DE SU REINO. El Reino de Dios no es esclavizante, si no que trae libertad de todo este sistema que trae muerte espiritual y física, no tan solo para tu vida, VA MUCHO MAS ALLA DE LO QUE UNO SE PUEDE IMAGINAR alcanzando tus generaciones cimentándolas en una cultura diferente, con una cimiente de justicia y verdad

YO QUIERO Y ANHELO UNA CULTURA DIFERENTE, UNA NACION DISTINTA CIMENTADA EN JUSTICIA. ¿Y TU QUE QUIERES?                 

 

Please reload

Últimas Publicaciones

October 12, 2018

October 5, 2018

Please reload

Corporativo

  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • YouTube