REFLEXION: AGENTES ACTIVOS, AGENTES REFORMADORES

24/10/2014

Por Felipe Pérez

Psicología U. Mayor

 

Por mucho tiempo hemos estado en una sociedad cuyos ideales dan prioridad a los placeres individualistas por sobre las cosas de verdadera utilidad. Los placeres se vuelven necesidades y es así como funciona el sistema capitalista, el pensamiento neoliberal, y el hedonismo de la postmodernidad, los cuales han sido surcos que ha establecido La Nueva Era para facilitar su entrada a esta sociedad occidental. 

 

Lamentablemente el hecho de haber humanizado todas las cosas, ha causado que el hombre deje de vivir de acuerdo a las éticas y valores sociales para crear su propia filosofía de vida. Esto ha traído desórdenes de toda índole para estos tiempos. El consumismo, el hambre de reconocimiento y tantas cosas más que nos hacen tener una doble personalidad, en nuestra casa alguien, y frente a nuestros pares alguien "admirable y reconocido". 

 

Esto ha abolido toda restricción, descartando totalmente la personalidad de Dios, reemplazándola por una energía que impulsa a la "armonía" o el "equilibrio". Son conceptos lindos. Pero el hecho de negar que Dios tiene personalidad, niega también que nosotros que la tengamos, y por tanto no podría escribir esto, de tal manera que la gente no reconocería la manera en la que escribo, hablo, me río y muchas cosas más. Sería una energía inerte. Pero no es así, mis cercanos me conocen, saben cómo me río, saben mi forma de escribir, saben muchas de las cosas que pienso respecto al acontecer social, esto es porque tengo una personalidad que me diferencia del resto pero que también me hace ser parte de ellos, soy un agente activo en la realidad que vivo, tengo poder de transformarla. Tengo personalidad. De una energía inerte no puede salir algo con autodeterminación y libre albedrío. Refiriéndome al concepto de autopoiesis de Maturana y Varela, "un organismo no puede crear nada distinto de sí mismo" (parafraseado). Si es así, una energía inerte no puede crear algo con personalidad, pero tenemos personalidad, y por tanto tenemos un Creador con personalidad. Y esta personalidad la ha puesto en nosotros, "autopiéticamente" hablando. Pues hemos sido creado por Él y somos parte de Él, vivimos para Él. 

 

 

Tenemos un propósito, porque hemos salido de la personalidad de Dios. Nuestro propósito no es consumir, ni ser reconocidos, ni vivir en la apariencia, ni comprar la mejor ropa, ni consumir, drogas, ni carretiar, ni arriesgar la vida en carreras clandestinas, yoga, reiki, meditación trascendental, etc. (son gente que no tiene sentido de vida), desde cualquier perspectiva esto es ilógico viéndolo pragmáticamente, Victor Frankl (Psiquiatra de la corriente existencialista en psicología) dijo que la gente cuando no descubre un sentido de vida, busca placeres que le den una satisfacción, sin importar su duración. He aquí la falta de sentido, la búsqueda de placeres efímeros. 

 

Sin embargo, el descubrir nuestro propósito, nos hará apartarnos de estos placeres, porque tendremos un proyecto de vida por el cual vivir, ¿Cuál es tu proyecto? o ¿te sigues refugiando en tus placeres efímeros? 

 

Puedes descubrir tu propósito en el Creador, Él cual tiene una personalidad, Él cual te dado libre albedrío, eres un agente activo en el medio que estas, no te conviertas en alguien pasivo a causa del pensamiento hedonista (hedonista es búsqueda de placer y sensaciones egoístas). Esto te hará buscar placeres sin sentido, que te harán creer que ese es tu libre albedrío. Pero no es así, no es más que ser alguien moldeado por el sistema.

 

Cuando descubres el propósito que Dios ha depositado en tu espíritu y lo pones en acción, representas la personalidad de Dios en el lugar que estás. Pues has salido de Él, no has salido de una energía, has salido del Dios viviente, aquel que te engendró en la eternidad. Dios está levantando hijos que asuman su llamado y actúen. 

 

La creación gime por la manifestación de los hijos de Dios, pero no dejemos que el pensamiento hedonista busque satisfacer las necesidades de la creación, la está confundiendo más. Nosotros somos los llamados a callar esos gemidos de la creación, la creación necesita que camines en el propósito que Dios te ha dado.

 

Esto lo descubres conociendo al Creador, el Creador está en todos lados, es más, en este momento está contigo mientras lees esto. Es fácil hablar con amigos cosas incoherentes, ¿por qué no hablar con Dios algo que realmente tiene importancia ?

 

La transformación está en conocer al Creador, Jesucristo, no solo su muerte, sino que entender su resurrección.

 

Please reload

Últimas Publicaciones

October 12, 2018

October 5, 2018

Please reload

Corporativo

  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • YouTube