AVP: UN CAMBIO CULTURAL JEZABELICO

24/10/2014

Por Simón Aquino

 

2 Reyes 9:22  Y en viendo Joram á Jehú, dijo: ¿Hay paz, Jehú? Y él respondió: ¿Qué paz, con las fornicaciones de Jezabel tu madre, y sus muchas hechicerías?

 

Luego de que el conocido y respetado periodista de CNN y Radio Bio Bio, el señor Tomás Mociatti, saliera por un video que se viralizó en pocos días por todas las redes sociales, hablando sobre los objetivos reales del gobierno de Bachelet, sentí esa sensación extraña de incertidumbre por comprender que la gran mayoría de chilenos y evangélicos no parecían hasta ese momento haber dado crédito a lo que dijimos desde antes de que el gobierno de Bachelet llegara al sillón presidencial, que este conglomerado político y en especial sus líderes y pensadores, buscan en realidad un cambio cultural para nuevas generaciones.

 

Este cambio es posible, porque todo el mundo está buscando cambiar sus realidades injustas por condiciones más favorables y menos esclavizadoras, esto incluye los temas de educación y reformas tributarias que la nación necesita con urgencia, en las presidenciales ambas candidatas los propusieron, pero  solo Bachelet sumaba a esta propuesta temas valóricos que hicieran una reingeniería social, con leyes de aborto y matrimonio gay.

 

Les advertimos a la gente que las intenciones son más profundas que solo el deseo de buenas políticas, les anunciamos que lo que estaba pronto a venir sería un cambio sin retroceso, pero aun así muchos hermanos decidieron darle su voto a favor y otros decidieron no apoyar a los candidatos que  expresaban su rechazo al aborto y el matrimonio gay.

 

 

El Acuerdo de Vida en Pareja, más conocido como AVP ha sido aprobado, algunos tratan de camuflar este hecho diciendo que se necesitaba legislar en favor de las “parejas” que no se cansan, la experiencia internacional dice que estas leyes no benefician a esas parejas, porque no las utilizan, pero que solo significan un avance hacia la destrucción del sentido de familia de un país, y una ruta directa al matrimonio gay, nuevamente la iglesia en su mayoría continua siendo el 18% que observa impotente cómo se levantan los Baales en las calles, sepan que aunque se escondan, en sus corazones no tendrán paz, aunque cierren sus ojos para no ver como el pueblo fornica bajo todo árbol frondoso, llenando la tierra de maldición, con leyes Jezabelicas, porque esta reina impía no solo dominada el poder, también levantaba nuevos conceptos culturales para desviar al pueblo y matar las próximas generaciones.

 

¿Qué deberíamos hacer?, primero que todo dejar de apoyar a los políticos que se oponen a los principios de Cristo y no ser partícipes de los enemigos de la voz de nuestro Señor y entrar en un tiempo de arrepentimiento, de compungir nuestro interior con llanto, ayuno y meditación, por que como iglesia de Cristo hemos dejado de lado la ciudad, hemos desechado las nociones de “cultura”, vendimos nuestros pueblos a los perversos, entre otras cosas nos opusimos a que nuestros hermanos entraran en política, porque según la iglesia, “se podían corromper”,  como si el diablo fuera más fuerte que la obra redentora de Cristo, cuando las escrituras nos explican con detalle, que para el puro todo le es puro, que somos la luz y la sal de este mundo.

 

Hay una batalla por un cambio total de la cultura de Chile, están golpeando sus fundamentos más esenciales, el primer golpe duro es el AVP, pero aún no termina, se escucha el sonido de martillazos sobre las bases de nuestra sociedad tal como la conocemos, legalizar la matanza de niños no nacidos, bendecir con los privilegios del matrimonio las uniones homosexuales, esto incluirá la adopción de niños…¡¿y la iglesia en que esta?!.

 

 

Dios es fiel, sabio y poderoso, Dios tiene las respuestas y nos espera con ellas, pero debemos estar listos para desechar nuestras prácticas más enraizadas y dejar que él nos muestre un camino más excelente, que comienza con el amor a nuestra nación.

 

Please reload

Últimas Publicaciones

October 12, 2018

October 5, 2018

Please reload

Corporativo

  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • YouTube