TESTIMONIO: LA GRACIA DE DIOS EN MI VIDA...

07/10/2014

Por Joanna Contreras S.

 

Cuando me solicitaron escribir este artículo en el periódico varios pensamientos comenzaron a correr por mi cabeza, ya que el hablar de un milagro en mi vida era comenzar a pensar cual de tantos poder compartir con ustedes, se que en artículos anteriores se ha hablado de sanidades, hoy quiero compartir un milagro material que ha llegado a nuestras vidas.

 

Comenzare a mencionar que ya hace unos 11 años atrás conocí el amor inmenso que Dios tenía para mi vida, lo conocí en situación de mucho dolor causado por la falta de recursos económicos en mi familia, mucho tiempo había pasado desde que mi esposo  no encontraba trabajo, él se esforzaba por conseguir en lo que fuera, recuerdo tantas veces sus idas al campo a cortar porotos, habas y plantaciones de diferentes tipos de verduras, todas ellas a pleno sol o salidas de madrugadas con temperaturas bajo cero, según los requerimiento de sus jefes y la impotencia de ver que su sacrificio no condecía con la remuneración que recibía, ya que a veces sólo trabajaba un día a la semana. Un día en medio de la desesperación le ofrecieron trabajar como chofer en locomoción colectiva, él acepto de inmediato, sabiendo que no tenía la licencia de conducir requerida para este tipo de vehículo, era tanta su desesperación ya que teníamos hijos chicos y mi remuneración literalmente no alcanzaba, él se encontraba feliz porque al fin tenía un trabajo relativamente estable en donde se podrían  cubrir las necesidades, al poco tiempo de  trabajo es detenido por carabineros según un control habitual en carretera, cuál sería mi sorpresa al recibir un llamado en donde me explica que había sido detenido por no tener en su poder la licencia de conducir y si no iba a fiscalía a ver ese tema pasaría el fin de semana en la cárcel……En esos momentos recuerdo de haber llorado tanto, no había explicación ni  entendimiento de porque eso nos estaba ocurriendo, era como si el diablo se estaba encargando de hacernos pedazos, todo pero todo salía mal, sueños rotos, anhelos y esperanzas de surgir eran destruidas. Recuerdo de haber ido a la iglesia católica de mi Comuna, llorando buscando consuelo, arrodillada ante las imágenes clamaba por una respuesta, pero  estas no me respondían a pesar de estar de rodillas y suplicando.

 

A la mañana siguiente mis padres reciben una visita de una anciana que hacía poco tiempo que la habían conocido, yo sabía que era evangélica, le comento a mi madre si ella le podía trasmitir mi angustia y si  sería tan gentil en orar por nosotros en nuestro dormitorio…… al instante ella accede y comienza a orar, su oración fue tan poderosa, como de sus labios salían mis quejas presentadas a Dios, mis dolores, frustraciones, sueños rotos era como ver mi vida salir en palabras, lo impactante era que yo no la conocía y ella no sabía lo que estábamos viviendo como matrimonio.  Yo podía entender que Dios sabía lo que estaba pasando, que no le era indiferente, es más comienza a sanar mi vida, mis traumas, dolores de tantos años, desde ese momento pude darme cuenta que mi camino estaba trazado, hubo entendimiento de que no era normal estar en pobreza, es más…. Dios suelta bendición sobre nuestras vidas……

 

Una de nuestra oraciones constantes y como todo matrimonio era tener un vehículo, siempre admirábamos los modelos y acudíamos a diferentes automotoras  a ver autos, siempre venía a mi mente ese anhelo por tener uno nuevo, pero había que dar el paso, un día obligada por mi marido hace una cita con una vendedora, debo reconocer que estaba muy nerviosa porque en muchas oportunidades el sólo ver al valor ya te daba miedo….. Concurrimos al lugar sin ningún documento en mano, quiero decir sin liquidaciones de sueldo, nada de nada… para mí era sólo una visita más de tantas otras, al instante, al  entrar le digo al Señor… “Que se haga TU voluntad....”, cuan grande fue nuestra sorpresa que al llevar minutos observando el vehículo la vendedora me confirma que lo puedo llevar de inmediato si así lo quiero, un auto del año 0 km y full equipo, mi cuerpo era retenido para no llorar, pensamientos volvían a mi mente de tantas veces que Mi Padre Dios me hablaba y me afirmaba que me bendeciría, ver como sus promesas eran tangibles y ver como Dios se preocupa de dar los mejor a sus hijos…… Dios no ha dejado de sorprenderme en este tiempo ver como se preocupa de cada  detalle, es asombroso como  cuida de sus hijos, sin muchas veces abrir mi boca para pedir, El me las envía.

 

 Sean bendecidos con este testimonio y si no has tenido  sueños de prosperidad para ti y tú familia sean hoy levantadas, llena tú corazón de fe porque Dios te está esperando para llenarte de bendiciones, porque El si sabe dar buenos regalos a sus hijos.      

 

Please reload

Últimas Publicaciones

October 12, 2018

October 5, 2018

Please reload

Corporativo

  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • YouTube