¡¡DIOS ES GRANDE!! NORTINOS A SALVO

09/04/2014

Por Simón Aquino

 

Miedo, terrible confusión, terror, son las palabras más indicadas para describir lo que el hombre siente al moverse la tierra a sus pies y Chile a vivido esa sensación una y otra vez, somos un país sísmico, por que habitamos junto al choque de dos placas continentales que están acomodándose a cada momento, cada generación en Chile ha vivido un evento telúrico, el chileno promedio está en alerta al movimiento, esto sin considerar que al terminar dicho mover, una alarma puesta en la orilla de la playa comienza a sonar para indicarle a la gente que podría venir una gran ola a devastar todo, un sonido que acelera el corazón y las peores imágenes de terror que un hombre asustado puede tener, un trauma continuo que el chileno por más que sepa de terremotos, no deja de sufrir, un trauma que puede marcar una generación con el dolor, a menos que la iglesia retenga la muerte con oración y sane la tierra.

 

Se pronosticó un terremoto y su posterior tsunami para el norte grande, desde Arica hasta Mejillones, la “laguna sísmica” o tiempo de calma sin terremotos, de los más de 140 años en el norte, mostraría que la cantidad de energía que las placas liberarían sería enorme, se esperaba un mega terremoto sobre los 9 grados, como el histórico terremoto de Valdivia, con un tsunami con trenes de olas de más de 15 metros, el mejor escenario para los sismólogos, fue lo ocurrido el pasado martes 1 en la noche, un terremoto que fuera liberando la energía acumulada, con un tsunami “normal” para un movimiento sísmico.

 

De acuerdo a los antecedentes, en el norte había una "laguna sísmica" que abarca desde el sur de Perú a la península de Mejillones (unos 500 kilómetros), donde no se había producido un terremoto importante desde 1877 y 1866. Esto quiere decir que la placa de Nazca no se desplazaba bajo la Sudamericana en casi 137 años, por lo que teníamos un desplazamiento acumulado de 9,5 metros (7 cm por año).

 

El terremoto de Haití de 7,2 del 12 de enero del 2010, fallecieron 316.000 personas y 1,5 millones de personas se quedaron sin hogar, llevando a la nación a la edad de piedra en un par de minutos.

El terremoto del océano indico del 2004, conocido como el terremoto de Sumatra, indonesia, fue en el mar al igual que el de anoche en Iquique, el terremoto ocasiono una serie de tsunamis devastadores por toda la costa del indico con un total de 229.866 entre muerto y desaparecidos.

 

El terremoto marítimo de 8,9 y tsunami del 11 de marzo del 2011 en Japón, una nación preparada para los terremotos, conocido por la crisis nuclear posterior al movimiento telúrico, fue tan devastador que provoco olas de hasta 30 metros, con una fatídica cifra de 15.845 muertos y 3.380 desaparecidos.

 

El dato científico crudo para Chile, es que pudo haber sido muchísimo peor, similar a los terremotos y tsunamis descritos, para aquellos que han perdido familiares y haberes materiales en este terremoto, no será un consuelo, pero que en contraste con otros terremotos de similares condiciones, e incluso comparando con el 27 de Febrero, nos muestra que Chile, una vez más, ha sido guardado por Dios.

 

El epicentro fue en la primera región de Chile, durante el primer día del año hebreo, en el primer mes de Nisan, en pleno Rosh hashana (año nuevo judío – cambio de tiempo), una de las pocas veces que nuestro calendario se alinea y marca 1° del mes, como en el hebreo….muchos siervos de Dios, consientes de esto se mantuvieron orando este día primero.

 

Es importante entender que el mes de Nisan es el primero por una sola razón, LA PASCUA, para celebrar el día 14 de Nisan la pascua donde fueron salvos los primogénitos, Dios estableció ese mes como el primero y el más importante, curiosamente Nisan significa “primer brote” o “retoño”, una imagen acorde con el primogénito, el primer brote de una familia.

 

Nisan es el primer mes, Nisan es el mes de los primogénitos, Nisan es un mes donde Dios evita una matanza, donde Dios reprende la muerte masiva, por lo que al ver un movimiento en la primera región, el primer día del cambio de tiempo, el primer mes, que según los sismólogos nos ayudara a salvar las ciudades del norte de un mega terremoto, lo que veo es un acto milagroso de Dios, deteniendo un choque de placas continentales, cuidándonos del movimiento de la tierra, una vez más dándonos una nueva oportunidad…una salvación del primogénito, de la región primera.

 

Nisan era conocido por la tradición judía por el mes de los milagros, su nombre posee dos “N” como “nisei nisim” o “milagros de milagros”.

 

Oremos para que el norte vea milagros de milagros, en recuperar sus bienes, ser abastecidos de todos los elementos necesarios, en recuperar la paz, en mantener los límites del mar, oremos por la sanidad del trauma, mejor comunicación, alejar la confusión de las comunicaciones y un pronto retorno a la normalidad…seamos iglesia y seamos parte de un plan de salvación, gobernemos desde nuestro cuarto, seamos reyes con nuestras rodillas, como hijos herederos actuemos en fe y poder.

Please reload

Últimas Publicaciones

October 12, 2018

October 5, 2018

Please reload

Corporativo

  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • YouTube