En el año 2006 contraje matrimonio con quien era mi novio, Charlies. Una hermosa celebración llena de alegría, esperanza y amor. Nuestro primer hijo nació de una forma extraordinaria, ya que la vez anterior los médicos habían sentenciado que no podría dar a luz, y claro, mi hijo y yo estuvimos en riesgo vital en la operación de cesárea, nació con 29 semanas y pesando tan solo 800 grs, pero una vez más, Dios intervino y hoy ya tiene 9 años. Pasó el tiempo, y con Charlies ya habíamos cumplido 7 años de matrimonio y, en el año 2013 di a luz una hermosa niña, con los mismos riesgos vitales de mi primer embarazo. Estábamos disfrutando de este maravilloso tiempo, felices de tener una hermosa familia. En ese entonces, mi hija tenía 6 meses cuando sucedió lo que jamás pensaríamos que podría ocurrir.

 

Me levante de mañana sintiéndome un poco aturdida, y al volver del baño le digo a Charlies que me sentía mareada con dolor de cabeza….y perdí el conocimiento.

 

Cuenta mi esposo que caí al suelo inconsciente, y ya que no respondía a su voz, de inmediato pidió ayuda médica para que me trasladaran en una ambulancia. En el hospital, comencé de a poco a volver en sí, los médicos me dejaron en observación, pero luego de algunos análisis, decidieron que tendría que asistir al Hospital Carlos Van Buren de Valparaíso para unos estudios más minuciosos.

 

El día 27 de diciembre volví con el doctor para ser trasladada al hospital vecino. Por mi parte, no me sentía enferma, hacia las cosas con normalidad, y pensé que solo sería un día de exámenes y volver a casa….pero no, al llegar al HCVB los médicos dijeron que tenía que quedarme hospitalizada para un análisis más completo de mi estado de salud, y saber qué fue lo que provoco la pérdida de conocimiento.

Me sentía preocupada, no por mí, sino por mi hija, ya que solo se alimentaba de leche materna. Mi esposo tenía que organizarse de alguna forma entre el trabajo, los niños y la incertidumbre de estar en el hospital sin yo sentirme enferma.

 

¡¡¿Te imaginas estar hospitalizada sin sentirte enferma?!!

 

Esa noche de año nuevo fue la más triste en toda mi vida. La angustia, preocupación y desesperación comenzaron a apoderarse de mis pensamientos y emociones, llore como nunca antes había llorado y le preguntaba a Dios, porque estaba aquí, si no estaba enferma…solo me restaba esperar los resultados de los exámenes.

 

Los días pasaron y yo me paseaba por los pasillos del hospital esperando alguna respuesta médica. Mi esposo vivía el drama de desvelarse con la niña que paso días sin tomar leche, solo cuando podía visitarme la amamantaba. Hasta que una mañana llego un doctor con un examen. Mientras el leía comenzó a reírse, yo no entendía nada de lo que sucedía y un poco molesta le pregunte qué era lo que estaba leyendo que le causaba tanta risa.

 

Él me dijo:

- Te voy a explicar lo que sucede: nosotros tenemos dos arterias renales, tú tienes las dos arterias renales ocluidas (cerradas) por lo tanto debieras estar dializándote al menos 3 a 4 veces a la semana, pero de forma extraordinaria este examen muestra que se crearon 2 arterias accesorias que se conectan de forma sorprendente en cada uno de tus riñones, esto quiere decir que tienes 4 arterias renales, dos que no funcionan y las dos nuevas que hacen que tus riñones funcionen correctamente.8

  

Yo comencé a dar gritos de alegría y daba gracias a Dios, mientras el doctor se reía leyendo el examen. Luego me dice que vendría la junta médica a informarme sobre una resonancia magnética y que esta revelaría el porqué de mi pérdida de conocimiento.

 

Pasaron otros días más, hasta que una mañana llega la junta médica liderada por una doctora que luego de leer mi historia clínica y ver los exámenes dijo - Supongo que no tienes hijos -…me quedo mirando con una cara de asombro, cuando le conteste que era madre de dos hijos. Los médicos hablaron entre ellos sobre lo que habían descubierto, hasta que se retiraron y uno de ellos me explico que era lo que sucedía conmigo y cual era mi diagnóstico.

 

Dijo: hemos estudiado tu caso y por los exámenes realizados sospechamos de una vasculitis o Síndrome Takayasu.

 

El examen ecodoppler de vasos carotideos y vertebrales muestra una oclusión de la carótida derecha, una oclusión casi total de la carótida interna derecha y una oclusión total de la arteria vertebral derecha. El Agio TAC de tórax, abdomen y pelvis muestra una oclusión de ramas viscerales de la aorta abdominal, una hipertrofia VI, atrofia parenquimatosa riñón derecho. En el examen físico encontramos un fondo de ojo, aumento de rojo retiniano, soplo renal izquierdo, bicarotídeo, soplo cardíaco foco aórtico sistólico IV/VI, y un soplo radial derecho. Lo sorprendente de todo esto es que tu cuerpo ha desarrollado arterias colaterales, es decir una ramificación de arterias accesorias en todos tus órganos vitales hasta tu cerebro, que extraordinariamente se conectan en donde está el problema y hace que tu cuerpo funcione dentro de lo normal.

 

Yo estaba asombrada por todo lo que el médico me explicaba, como a través de unas imágenes se podía contemplar estas arterias accesorias en mis órganos vitales, era algo increíble.

 

Llego el día que salí de alta, la junta médica dijo que como resultado de todo esto, tendría que tomar corticoides de por vida. Habían ya pasado 10 años sin ninguna intervención de fármacos, así que nosotros lo conversamos y oramos como familia y recibimos una respuesta de Dios, que yo viviría lo que ya estaba determinado por él.

 

Al llegar a San Antonio, mi médico de cabecera reviso toda mi historia clínica y le hicimos saber que había decidido no tomar corticoides, fue entonces cuando él, después de evaluar los resultados, dijo que con solo con una aspirina (10mg) podría mantener mi sangre diluida, ya que las arterias accesorias eran muy delgadas.

 

Ese mes que estuve ahí, fue difícil, como familia sufrimos mucho, pero no fue en vano, ya que a través de esto, algunas personas se acercaron buscando sanidad, esa sanidad que los fármacos no pueden dar. Pude ver con mis ojos como mis órganos vitales siguen funcionando de una forma extraordinaria y también ver personas que rindieron su vida al amor de Dios y ser sanadas. Dios tiene una manera extraña de mostrarnos cosas ocultas, en algunas ocasiones, a través del dolor, pero con un resultado de asombro ante tal magnifico plan. Déjate guiar por Dios, quizás será doloroso, tal vez no entenderás que es lo que está sucediendo, pero te ánimo, ten fe, él sabe muy bien lo que tiene planeado para nosotros tiene planes para nuestro bien, con un futuro lleno de esperanza.

 

 En este mundo tendrán aflicciones; pero confíen en mí, yo vencí los poderes que gobiernan este mundo. Juan 16:33.

Please reload

Últimas Publicaciones

October 12, 2018

October 5, 2018

Please reload

Corporativo

  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • YouTube