EL MONTE ¿A QUIEN SEGUIRAS TU?

11/09/2014

Por Yesmin Contreras S.

 

 

Me da mucha tristeza ver a aquellas personas que uno ha conocido en la pantalla grande ver como mueren, por alguna enfermedad o se suicidan.  Me impactó mucho la muerte de Robin Williams el pasado 11 de Agosto de este año, el actor famoso por sus papeles en películas como Sra. Doubtfire, El club de los poetas muertos y Good Morning, Vietnam.  Sobre todo por el hecho de que haya sido El quién se quitara a los 63 años de edad la vida tras no poder superar una depresión que cargó por años.  Después de que las causas de la muerte de Williams fueron confirmadas, la Fundación Americana para la Prevención del Suicidio publicó un comunicado en su página web en el que alertaba que el suicidio es una de las 10 principales causas de muerte en los EEUU, matando a una persona cada 13 minutos.

Como no recordar también a la muy conocida Whitney Houston, su voz era espectacular, y quién (como Yo) no disfrutó mucha veces de la película “The Bodyguard”, El Guardaespaldas.  A muchos le impactó también el echo de que ella muriera por una sobredosis de drogas y alcohol,  y por causa de esto ahogarse en la bañera de un prestigioso hotel para asistir a le entrega de los premios Grammy en Febrero del 2012, y más aún trágico fue ver en los periódicos el intento de suicidio de su hija, al no poder superar la muerte de su madre.

 

Y que me dicen del Rey del Rock and Roll: Elvis Presley quien  también fue encontrado tirado en el baño de su casa, una sobredosis  le causó un ataque cardíaco que le quitó la vida un 16 de Agosto de 1977. El libro Elvis: What Happened?, co-escrito por sus tres guardaespaldas despedidos un año antes, se publicó el 1 de agosto.  Se convirtió en el primer material en exponer detalladamente los años en que Presley se drogó. Tras su publicación, el cantante quedó devastado e intentó sin éxito evitar su lanzamiento ofreciéndole dinero a la editorial responsable.  En ese entonces, sufría de diversas enfermedades: glaucoma, hipertensión arterial, daños en el hígado y megacolon. En todas ellas, Presley presentaba un cuadro médico grave causado posiblemente por el consumo excesivo de drogas.

Muchos hablan de los últimos días del Rey del Rock,  y dicen que Elvis pasó de la depresión a la esquizofrenia, de la melancolía a la hiperactividad, de la amabilidad a la ira y a la histeria, de sus 70 kilos de peso a los más de 115 que lo aislaron en las paredes de Graceland. Las pocas presentaciones personales que realizó antes de llegar al final de su carrera  fueron de mal en peor. En escena, daba la impresión de que no le importaba nada, ni la música, ni su imagen, ni sus largos monólogos que cada día se volvían más incomprensibles.

 

Me impresionaba muchísimo ver por televisión como gran cantidad de gente recordaba el aniversario Nº 37 de su muerte el 16 de Agosto pasado, y más me impresionaba aún de que muriera a los 42 años de edad.  En todo el mundo se recordaba al rey del rock, por televisión y redes sociales mostraban a muchos seguidores de Elvis, era impresionante ver como algunos de ellos se vestían igual que el, el corte y peinado eran igualitos, los movimientos y pasos que el hacía cuando cantaba, etc, etc.  Impactante fue para mi ver el nivel de fanatismo,  mostraron por televisión al presidente del fan club de Chile de Elvis, los discos, películas, trajes, y todo lo que se pudiese imaginar de Elvis, el lo tenia, hasta un periódico de la época impreso en EEUU.

 

Mientras mostraban estas noticias, me impactaba primero que nada como la idolatría es tan fuerte, pues veía a muchos fanáticos aún parecerse a El, realmente uno se parece a quien uno sigue, uno se parece a quien uno adora, es impresionante que aún los rasgos físicos de muchos eran muy parecidos e incluso idénticos.  El Rey David habla de esto en el Salmo 115  y dice “Los ídolos de ellos son plata y oro, obra de manos de hombre.  Tienen manos, y no palpan; tienen pies, y no caminan; no emiten sonido alguno con su garganta.  Se volverán como ellos, los que los hacen, y todos los que en ellos confían”.  Esta es una gran verdad, aquí habla de la idolatría a imágenes, pero yo pienso que esto ocurre también cuando idolatramos a las personas.

 

En cada caso mencionado anteriormente y podría mencionar muchos más, en que los “ídolos” de muchos están hoy sumidos en las drogas, alcoholismo, depresiones, soledad, sufrimientos, rebeldía, heridas profundas, que en más de una ocasión han tratado de quitarse la vida, o hacer lo suficiente para llamar la atención y así sentirse admirados y queridos por la gente.  Me impresiona mucho ver como la gente puede idolatrar a alguien así, solo porque es “famoso”, por tener una linda voz o es atractivo (a).  Que tremendo es solo mirar lo superficial y no darse cuenta que estos son hombres y mujeres comunes y corrientes con tantas carencias y necesidades.  Eso demuestra que el dinero, la fama y el éxito no lo es todo.  Cada uno de estos “ídolos” estaban vacíos, necesitados de amor, carentes de identidad, con traumas y heridas nunca sanadas, terminando tan destruidos y corrompidos.

¿Por qué hoy la sociedad, los jóvenes y los niños escogen seguirlos? ¿Por qué hoy muchos no buscan admirar a alguien por sus valores y principios? ¿Por qué no admiramos y seguimos a alguien que en su interior es de buen corazón? Porque para nuestra sociedad eso ya no importa  y no tiene valor o quizás porque hay tan pocos referentes que seguir.

Queridos montinos, yo quiero preguntarte ¿A quién estas siguiendo hoy? ¿A quién siguen tus hijos? Pues te parecerás a aquellos que admires.

 

Elvis Presley desde niño asistía a una Iglesia Bautista, el conoció a Jesucristo, se dice que le encantaba un himno que en su primera estrofa fue compuesto por el Pastor y Senador Sueco Carl Boberg en 1885.  Este himno después de pasar por varias traducciones, y aún por otros compositores agregándole estrofas, ha sido el himno emblemático de muchos cristianos en el mundo, la versión más famosa de este himno, tal vez haya sido la interpretada por ELVIS PRESLEY, “How great you art” (Cuán grande es El). Elvis amaba mucho esta canción y era insustituible en su repertorio musical desde 1966 hasta 1977 fecha en la que se suicidó.

Es muy probable que el niño Presley durante su infancia escuchó repetidamente este himno cuando asistía a una iglesia Bautista para gente de color, en Memphis (East Trigg), Tennesee. 

 

Que distinto hubiese sido si muchos hubiesen conocido de verdad a Dios y le hubiesen seguido, sin lugar a dudas, Dios les habría sanado, liberado y restaurado sus vidas, pero Elvis siguió un camino distinto, un camino de destrucción y sin retorno.  ¿A quien seguirás tu?

Termino este artículo con la letra de la canción que tanto le gustaba a Presley, para que meditemos en su letra, si tan solo le hubiera conocido a Dios como dice este himno, su vida hubiese sido totalmente distinta”:

 

Señor, mi Dios, al contemplar los cielos,

El firmamento y las estrellas mil.

Al oír tu voz en los potentes truenos

Y ver brillar al sol en su cenit.

 

Coro:

Mi corazón entona la canción.

¡Cuán grande es Él! ¡Cuán grande es Él!

Mi corazón entona la canción.

¡Cuán grande es Él! ¡Cuán grande es Él!

 

Al recorrer los montes y los valles

Y ver las bellas flores al pasar.

Al escuchar el canto de las aves

Y el murmurar del claro manantial.

Coro

 

Cuando recuerdo del amor divino,

Que desde el cielo al Salvador envió.

Aquel Jesús que por salvarme vino,

Y en una cruz sufrió y por mi murió.

Coro

 

Cuando el Señor me llame a su presencia,

Al dulce hogar, al cielo de esplendor.

Le adoraré, cantando la grandeza

De su poder y su infinito amor.

 

 

Please reload

Últimas Publicaciones

October 12, 2018

October 5, 2018

Please reload

Corporativo

  • Facebook
  • Instagram
  • Twitter
  • YouTube